Google
 


sábado, diciembre 19, 2009

A veces lamento estar en lo cierto!!

Hace unos días escribí sobre las lecciones que se aprendieron en la crisis de EEUU y que tan útiles nos podrían ser en la actual coyuntura (no crisis) del mundo financiero. Hoy me quiero referir específicamente al tema de las casas de bolsa. Hoy al hojear las noticias me entero que la Comisión Nacional de Valores (CNV) intervino a Uno Valores y que la casa de bolsa U21, muy relacionada con el Banco Canarias, se encuentra literalmente acéfala. Y adivinen cual es el centro de toda la atención: los mutuos. Como bien aparece en El Universal el funcionamiento del mutuo es así:
Básicamente el mutuo permite captar fondos. El cliente desembolsa el dinero para comprar bonos y posteriormente firma un contrato donde le cede el título a la casa de bolsa por un tiempo estipulado.
Transcurrido el plazo convenido, la casa de bolsa está obligada a reintegrarle al cliente el bono o su valor, más los intereses acordados.

El gran peligro de este tipo de instrumento yace en que lo único que respalda al inversionista es el papel del contrato, ningún título o valor está a nombre del inversionista. Si las casas de bolsa y sociedades de corretaje no son responsables, múltiples contratos podrían quedar en el aire.

A pesar de lo oscuro y desalentador que parece la situación actual, me complace observar como varios puntos que les mencioné están siendo realizados:
Coincido con el llamado que algunos dirigentes de oposición realizan sobre el aumento de los fondos garantizados por FOGADE. Los BsF 10.000,00 actuales parecen insuficientes y pueden funcionar como un dañino incentivo a mover fondos a bancos más grandes (liquidando a las instituciones pequeñas) y/o refugiarse en otra moneda, afectando tanto a grande como a pequeños. Debemos recordar que una de las medidas que tomó EEUU fue aumentar esos fondos asegurados o garantizados de $100.000 a $250.000.

Acertadamente la Asamblea Nacional recientemente aprobó el aumento de los fondos asegurados hasta BsF 30.000, esto seguro incidirá de manera positiva en calmar las corridas.

Por otro lado el siguiente punto también ha sido atacado:
En línea con el punto anterior, el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores deberán trabajar conjuntamente para atacar el problema de los mutuos, y limitar el daño que puedan tener estos en casas de bolsa y sociedades de corretaje. Además, la Comisión debe fijar posición respecto a estos vehículos financieros. En mi opinión deben ser regulados y supervisados atentamente.

Y las noticias a las que me referí al comenzar los artículos dan fe de ello. Pero el siguiente punto es el que me preocupa que quede en el aire:
Es importante que haya castigo para las personas que actuaron inapropiadamente en la dirección de las instituciones financieras en problemas. Estoy de acuerdo con la posición del gobierno de no socializar las pérdidas de estas instituciones. Esas pérdidas deben ser asumidas por los accionistas de esas empresas y no por los venezolanos.

Voy más allá. Desde el punto de vista macro toda esta crisis se generó por el perverso uso del apalancamiento para hacerse de diferentes instituciones financieras, y muchas fondos públicos jugaron un rol fundamental en la ejecución de ese plan. Sería grato que por lo menos hubiese sanciones políticas a los responsables.

3 comentarios:

lasfinanzas dijo...

El problema con el M de Capitales en Venezuela es uno solo: no existe un verdadero M de C en Vzla; tan sencillo como eso. De allí surge la necesidad de realizar artificios para sobre-vivir. Las casas de bolsa son meron distribuidores de los títulos-valor del gobierno: para la adquicisión de dólares. Eso es y nada más. De resto, están guindados de la brocha.

Anónimo dijo...

Me quiero contactar con Henkel Garcia. Favor escribir al contact1@shibuidata.com. Gracias.

Henkel Garcia dijo...

Puedes hacerlo por hg@visiondeinversion.com